Leoncavallo: I pagliacci (Nedda)

 

La Nedda de Mónica Ferracani fue una nueva muestra de su ductilidad de intérprete. Cantó su “Stridono lassù…” gratamente y se mostró compenetrada con el drama sin caer en amaneramientos. Con agudos seguros y un timbre grato en el centro, mostró las diversas facetas de un rol nada sencillo.

Opera World  - Christian Lauría

 

Puccini: La Boheme (Mimi)

 

Mónica Ferracani luce vocal y dramáticamente impecable como Mimí

Diario Clarin - Federico Monjeau

 

En el elenco descolló la estupenda Mónica Ferracani quien encarnó una Mimí de antología, plena de matices…

Fue Mimí desde el primer “Scusi…” y desarrolló su rol vocal y escénicamente haciéndolo vivir en cada nota.

Su “Mi chiamano Mimí” fue recibido con una salva de aplausos que se tornaron francas ovaciones tras el “Donde lieta usci…” del tercer acto, premiando con justicia lo más granado de la velada.

Canto Lírico – Christian Lauría

 

Pocas veces este cronista ha podido apreciar el rol de Mimí tan bien cantado, y si anteriormente hemos ponderado la labor de Mónica Ferracani, en esta oportunidad nos atrevemos a calificarla de perfecta.

The Southern Cross – Sección Teatro Colón – Oscar R Thompson –

 

El plantel de cantantes que animó esta versión de La bohème tuvo algunos desempeños muy loables, como los de la excelente soprano Mónica Ferracani (Mimí), que dio a su papel verosimilitud con una cuidada línea melódica, a la que confirió palpitante humanidad y refinamiento puccinianos, al evitar toda sensiblería.

Diario La Nación - Héctor Coda

 

La mejor voz de la noche fue la de Mónica Ferracani en una Mimí lograda técnicamente, con musicalidad y afinación destacables, y al igual que su actitud escénica.

Diario Ámbito Financiero – Eduardo Giorello

 

Pocas veces este cronista ha podido apreciar el rol de Mimí tan bien cantado, y si anteriormente hemos ponderado la labor de Mónica Ferracani, en esta oportunidad nos atrevemos a calificarla de perfecta.

Teatro Colón – Oscar R. Thompson

 

Gustó mucho al público la actuación de la soprano Mónica Ferracani que interpretó a una Mimí de gran sensibilidad que sólo las grandes cantantes pueden dar al personaje. Su escena final es insuperable.

 

Dejé para el final a los intérpretes Mónica Ferracani, demostró una vez más, que Mimí fue sino escrita para ella, tranquilamente podríamos decir que fue así.

El sonido de la música – Elena Oliveto

 

Puccini: Madama Butterfly 

 

Monica Ferracani resultó una Butterfly de fuste.

Desde lo vocal bordó el rol haciendo gala de matices y conmoviendo con una interpretación poco menos que antológica.

Su voz corrió con soltura, plena en los fortes y exquisita en los piano. Inolvidable su "Un bel di..." y su "Con onor muore..."

Desde lo escénico demostró una vez más su talento dramático, sin cargar las tintas, apelando a la poesía que encierra el texto y marcando la evolución de CioCioSan a lo largo de la pieza hasta su desgarrador final.

Canto Lírico – Christian Lauría

 

Descolla Mónica Ferracani, confirmando su buena producción y constante evolución en el rol que ha sido interpretado por las sopranos más destacadas de la lírica internacional. Ferracani logra conmover y sortear con holgura los pasajes más complejos de Madama Butterfly.    

HOTSNEWS

 

Ferracani es dueña de una voz bella y educada, que se adapta a las crueles exigencias del papel. Pudo sonar como una ingenua y aniñada novia en el primer acto, evolucionar, y concluir como una mujer envejecida y destruida por el abandono. Su timbre está plenamente controlado y trabajado con inteligencia. Las tres principales arias, “Un bel di…”, la triste “Che tua madre…”, y la trágica despedida “Tu, tu…piccolo Iddio…”, tuvieron cada una un refinado matiz y una clara expresión. Ahora entendemos la fama que precede a Ferracani, como una de las sopranos favoritas de la escena nacional, que es por añadidura una actriz estupenda, capaz de resolver dificultades de último momento.

Diario El Tribuno – Ricardo Gómez Madrid - Tucumán

 

El público se emocionó con la ópera. Con todos los aplausos el trabajo de la soprano Mónica Ferracani, fue elogiado unánimemente.…La sala llena, ovacionó de pié durante largos minutos las excelente interpretación de la soprano Mónica Ferracani, que se llevó los más sonoros aplausos.

 Diario La Gaceta – Tucumán

 

Aplausos al por mayor Mónica Ferracani construyó una Butterfly de excelencia y se llevó, a pura justicia, los aplausos más estridentes. Pero menester es agregar que, Puccini y Ferracani mediante, la muerte de la quinceañera, como siempre, fue trágica y bella, dejando el alma musicalmente satisfecha aunque un tanto destruida, una conjunción que sólo las grandes óperas pueden concretar.

Diario La Nación – Pablo Kohan – Buenos Aires

 

Puccini: Tosca

 

La soprano Mónica Ferracani, tiene excelente presencia escénica y buenas dotes de actriz.

Encaró el personaje con gran entrega, en una puesta donde el tinte dramático fue más acentuado que habitualmente. Su canto fue afinado en todo momento y su extensión no parece generarle ningún problema para el roll.

Canto Lírico – Dr. Alberto Leal

 

Mónica Ferracani brindó una Floria Tosca solvente escénicamente, desde la amante celosa del acto primero pasando por la mujer quebrada del segundo. Desde el plano vocal hizo gala de sus agudos timbrados.

Diario La Capital – Santos Cantoni

 

 

Verdi: Aida

 

Sin ensayos la soprano argentina Mónica Ferracani, se llevó al final la ovación más entusiasta y merecida de la noche. Encarnó a la protagonista poniendo al servicio del rol un físico adecuado, una voz de hermoso timbre y, lo que es más importante, una línea de canto impecable (memorable su Oh Patria mía). Viviendo en estas tierras alejadas de los centros principales del mundo lírico, le es imposible a este cronista saber cómo cantan las principales divas de la actualidad, pero es difícil que alguna tenga la capacidad de superar de manera clara los logros de esta notable intérprete, que llegó, como el Séptimo de Caballería en los western de John Ford, a salvar una emergencia y lo hizo de manera admirable. A ella corresponde por lo tanto, la más escogida de las gratitudes.

Fue, por otra parte, el único punto sobresaliente, Mónica Ferracani me gustó muchísimo en el papel protagónico.

El Observador - Lincoln Maiztegui

 

Comencemos por Aida quién "vivió" en la interpretación de la magistral Mónica Ferracani.

Sólo necesitó pisar la escena para pintar la psicología dolorida de la princesa-esclava, a la que sirvió con una voz pródiga en matices, con unas medias voces soñadas y un forte franco y bién timbrado.

Su actuación bordó una caracterización antológica.

Sus arias fueron retribuidas con cerradas ovaciones y sus dúos con los restantes protagonistas resultaron más que acertados.

Aún conservo en mis oidos la maravilla de su "Numi pietà" y de su "Oh patria mia", y qué decir de su escena final!

El contraste Aida-Amneris fué precisado desde lo vocal y lo dramático con total acierto marcando la evolución de los sentimientos de la protagonista.

El dúo con Amonasro resultó un encuentro de titanes.

Canto Lírico – Christian Lauría

 

Quiero destacar la magnífica voz de Mónica Ferracani, indiscutiblemente una “Aida” plena de matices, y una gran intérprete que emocionó y transmitió las vivencias de su personaje.

Nora Lafon

 

Mónica Ferracani compuso una estupenda Aída rica en lo dramático y cantada con la sutileza que exige Verdi para este rol, que no debe ser verista ni bel cantista, sino auténticamente verdiano, navegando siempre en esa sutil línea.

Extrajo para la ocasión sus mejores valores. Un claro legato, ricas medias voces y un timbre encantador.

Su versión del aria “Oh patri mía…” del tercer acto fue recibida con una ovación contundente.

Opera in the world – Christian Lauría –

 

Como Aída, la soprano Mónica Ferracani tuvo un desempeño satisfactorio. El rol de la esclava etíope fue cantado con entrega y naturalidad. El “Ritorna vincitor”, la primera de las dificultosas arias que Verdi regala a la cantante, fue cantada con correcto abordaje de los agudos y los pianissimi. Lo mismo se puede decir de la fatal “Oh patria mía”.

Diario La Capital – Santos Cantoni

 

Es que esta primera vez de Aída en Tucumán, con una Mónica Ferracani brillante en lo protagónico, tenía las muchas expectativas de toda primera presentación y, casi como era de preverse, concluyó por conquistar almas que se vieron deslumbradas por un espectáculo más que digno.

 Diario La Nación – Pablo Kohan

 

 La potente dulzura de Aída, capaz de hacerse oir (y estremecer de dolor y de pena, literalmente hasta las lágrimas) por encima de la compacta masa sonora que formaban la orquesta, el coro y los otros protagonistas.

Diario La Gaceta – Claudia Nicolini –

 

Verdi: Attila (Odabella)

 

Entre las voces solistas, resultó destacable la labor de la soprano Mónica Ferracani, como Odabella, haciendo gala de una línea emisiva de notable filiación verdiana, con momentos tan lucidos y atrayentes como el aria “Oh nel fulgente nuvolo”, que abre el primer acto, donde el fraseo escandido, la regulación de la voz en los distintos rangos de su tesistura, con buen manejo del “legato” y las “filature” y un sentido decir, pusieron un nivel de excelencia vocal en la función. Su actuación como actriz también debe ponderarse.

Diario La Prensa – Néstor Echavarría

 

Se luce la soprano Mónica Ferracani como Odabella. Si bien es cierto que el papel de Odabella es el que más oportunidades ofrece para concretar diferentes aproximaciones dramáticas, habría que convenir que hay que saber hacerlas. Y Ferracani no dejó pasar la oportunidad. Con una voz que no tiene inconvenientes en aparecer enérgica o tenue, doliente o esperanzada, y una afinación impecable que se paseó, sin dificultades, por las zigzagueantes melodías que Verdi puso para alterar la tranquilidad de cualquier soprano

Mónica Ferracani se llevó, merecidamente, todos los aplausos, tanto en el final de su fantástica y bellísima aria del primer acto como cuando, uno a uno, los cantantes aparecieron para saludar, al final de la ópera…Y ni siquiera el muy buen canto de Mónica Ferracani puede aventar una sonrisa o alguna molestia ante tanta manipulación histórica….Ferracani fue, sin lugar a dudas, la verdadera heroína en el día del estreno.

Diario la Nación – Pablo Kohan

 

Uno de los miembros del elenco que se destaca como artista, es Mónica Ferracani como Odabella. Su carrera ha ido  creciendo en intensidad en los últimos años. Alta y Hermosa, su voz no es naturalmente feroz , (canta una hermosa Alice en “Falstaff”), pero ella es tan inteligente en la gestión de sus medios que convenció plenamente como Odabella, aunque su punto más alto fue en el dulzor característico de su aria “Oh! Nel fuggente nuvolo”, donde fue simplemente maravillosa.

Buenos Aires Herald – Pablo Bardín 

 

Mónica Ferracani, la única solista femenina del elenco, brindó otra lección de canto que calificamos de insuperable. En una oportunidad dijimos que su canto era perfecto y aquí lo confirmó.

The Southern Cross – Sección Teatro Colón – Oscar R Thompson 

 

Completamente sobresaliente la soprano Mónica Ferracani  (Odabella), que se lanza con impecable seguridad a la cavatina inicial Santo di patria… Allor che i forti corrono, con sus saltos y ornamentaciones de más de dos octavas, desde Do agudo hasta el Si grave, así como a su romanza Liberamente or piangi, con sus constantes desplazamientos a los extremos de la tesitura, cambiantes dinámicas, arcos ascendentes y descendentes, trino y demás. Sin duda alguna , debe volver al Municipal.

El Mercurio -  Cardona

 

En el elenco estelar, sorprendió la gran calidad de la bella y delicada soprano 

argentina  Mónica Ferracani, impecable en el rol de Odabella, con una entrada impresionante con la cavatina “Santo di Patria”.

BioBio Cultura - Johnny Teperman

 

La soprano argentina Mónica Ferracani fue un gran descubrimiento, a su espléndida figura y prestancia en actuación, agrega su poderoso y bello timbre, de sólidos fortes y bellísimos piano, y una extraordinaria sensibilidad al cantar, con la que logró emocionar en varias de sus intervenciones.

Pensamos que las autoridades del teatro, deberían considerarla en futuros programas, por ahora el público le brindó una enorme ovación, reconociendo su espléndido desempeño.

Visiones  críticas  - Gilberto Ponce

 

Verdi: Falstaff (Alice)

 

El reparto encabezado por Ricardo Ortale y Mónica Ferracani (Falstaff y Alice) sirvió cumplidamente a la música y al texto.

Canto Lírico – Christian Lauría 

 

La selección del reparto es más lograda en el frente femenino que en el masculino, especialmente por las interevenciones de Mónica Ferracani como Mrs. Alice y de Gabriela Ceaglio como Nannetta, aunque tampoco desentonan Alicia Alduncín como Mrs. Quickly y Lara Mauro como Mrs. Meg Page.

Diario Clarín - Federico Monjeau

 

Otros aciertos en la elección de voces fue el de Mónica Ferracani, para personificar a Mrs. Alice, que cumplió con gran solvencia escénica, y con admirable flexibilidad vocal, dando a sus intervenciones el tono emotivo exacto.

La Nación

 

Verdi: Macbeth (Lady Macbeth)

 

La consagrada soprano Mónica Ferracani encarnó una Lady Macbeth de primer orden, no sólo por su entereza para afrontar con seguridad y musicalidad todos los complejos pasajes de la heroína, una de las más arduas del teatro cantado. A su espléndido trabajo actoral sumó arrojo y temperamento en el canto, con lo cual se cumplió el objetivo buscado por el autor, en el que la orquesta interviene de un modo integral, aportando sonoridades que no fueron escritas para hacer de mero acompañamiento, sino para crear los climas que surgen de cada palabra, por cuya razón el texto dramático se funde con los sonidos, y en concordancia con ello, Mónica Ferracani, por un lado, y, por el otro, la muy acertada dirección musical de Javier Logioia Orbe, lograron ese ideal del compositor que, además, vislumbra el futuro.

Diario La Nación – Juan Carlos Montero –

 

Por sobre todo, el trabajo de la soprano Mónica Ferracani fue excelente, en un personaje difícil como es Lady Macbeth y con una tesitura harto exigente. La cantante comenzó con la escena “Ambizioso spirto”, con solvente línea y legato verdianos para abordar “La luce langue” y la escena del sonambulismo con pleno acierto. Una tarea donde su timbre acerado y su solvencia en el pasaje alto y agudos fue determinante. Además, una labor escénica de buena factura, por lo que fue la figura de la noche.

Diario La Prensa – Nestor Echevarría –

 

Los roles principales estuvieron bien llevados. La soprano Mónica Ferracani compone una Lady Macbeth con medios vocales notables

Diario Clarín – Sandra de la Fuente –

 

Verdi: Nabucco (Abigail)

 

En cuanto al canto, se percibió lúcida a Mónica Ferracani encarnando a Abigaille a lo largo de toda la representación ,que es mucho decir, teniendo en cuenta la casi permanente exigencia que le impuso el autor al personaje. Y en este sentido ya desde su entrada se la escuchó con voz enérgica, sorteando con seguridad las dificultades del patético fraseo inicial. Fue justo el reconocimiento que le brindó el público, perceptivo al ovacionarla con calidez. Es que la artista, una más de las muy pocas que han abordado el personaje, se encuentra ya transitando la cumbre de su carrera.

Diario La Nación - Juan Carlos Montero

 

Mónica Ferracani demostró una vez más la estatura de su Abigail, un rol tan difícil como extenuante, en el que puso de manifiesto toda su autoridad escénica. Su voz  enfrentó con solvencia los pasajes dramáticos ( impactante y conmovedora su aria Anch´io dischiuso un giorno y brillante su dúo con Nabucco) y aún las coloraturas, sin por ello descuidar el doloroso lirismo de la escena final. Su trabajo fue premiado con cerradas ovaciones.

Opera World - Christian Lauría

 

Verdi: La traviata (Violetta)

 

La soprano Mónica Ferracani, es una Violeta Valéry magnífica. Para el primer acto sonó como una drammatica d`agilitá, el color lírico dramático se impuso para el excelente segundo acto mientras que para el último acto la voz de la Ferracani  gana en oscuridad, con tintes intensos cuasi veristas para “Addio del passato”. Una cantante sutil que sabe equilibrar el aspecto técnico con la veta emocional que esta obra requiere, como quedó patente en el vibrante: “Amami, Alfredo” y la lectura de la carta del cuarto acto.

Es una profesional con una voz deslumbrante que cada vez que canta aplaudimos fascinados.

Diario La Capital – Rosario – Santos Cantoni 

 

La soprano Mónica Ferracani, sin fisuras en un papel por demás exigente, fue creciendo en intensidad a lo largo de la puesta, pasando del tono lírico liviano al dramático sin cargar las tintas ni traicionar su visión de una Violeta refinada. Y el público coronó su esfuerzo con aplausos y ovaciones en cada uno de los actos. Particularmente bella y dramática fue su interpretación de “Addio, del passato bei sogni ridenti”, en el desenlace de la puesta, lo que provocó algunas lágrimas en la platea. Ferracani puso hasta su cuerpo al servicio de la historia, al punto que no tuvo reparos en caer desde la cama, ubicada en una elevada tarima, al piso del escenario en la escena de la muerte de Violetta. El público, inmerso en una quietud casi mística, la premió con una larga ovación.

 Diario La Gaceta  – Gustavo Martinelli - Tucumán

 

Por lo demás, Mónica Ferracani, que tuvo a su cargo el protagónico, ofreció todo su arte, su profesionalidad y sus mejores oficios.

Las ovaciones que recibió fueron tan clamorosas como merecidas.

Diario La Nación – Pablo Kohan 

 

Verdi: Il trovatore (Leonora)

 

En especial hay que destacar la notable participación de la soprano argentina Mónica Ferracani, quién brindó una Leonora de exquisita voz, llena de matices y profundamente compenetrada en el rol.

BioBio Cultura  - Johnny Teperman

 

Punto alto fue la Leonora de la soprano argentina Mónica Ferracani. Logró excelentes tercer y cuarto actos. Justamente ovacionada en la gran aria D'amor sull'ali rosee

El Mercurio - Andrés Yaksic

 

Wagner: Der fliegende Holländer (Senta)

 

Mónica Ferracani cumple sobradamente como Senta, con una conmovedora interpretación de la balada.

Diario Clarín – Federico Monjeau

 

Mónica Ferracani,  comenzó cada una de las estrofas de la balada de Senta, ni más ni menos que la crónica del destino del holandés, con una energía y un tipo de ataque mucho más apocalípticos que narrativos. En cambio, sí pareció ajustadísima la fuerza aplicada cuando concluye el canto, afirmando su decisión de rescatar de su maldición al condenado. Más allá de estas cuestiones interpretativas, la soprano tuvo una presentación técnicamente impecable.

La ópera tuvo una muy buena recepción, con Ferracani como principal destinataria de los mayores entusiasmos.

Diario La Nación – Pablo Kohan –

 

En primer lugar debe ponderarse el desempeño de la soprano Mónica Ferracani en el papel de Senta, cuya célebre “Balalada” fue vertida con innegable buen gusto emisivo y una segura cobertura de las exigentes notas de su tesitura. También escénicamente cumplió un impecable cometido.

Diario La Prensa – Néstor Echevarría

 

La Senta de Mónica Ferracani cuenta con virtudes teatral y vocal importantes.

Diario Ámbito Financiero – Eduardo Giorello

 

La Senta de Mónica Ferracani, afinadísima y con una muy buena emisión, pareció más una valquiria guerrera que una taciturna melancólica en busca de un amor casi inmaterial. El único protagónico que combinó la excelencia del canto

Revista Noticias- Pablo Kohan

 

La deslumbrante Senta de Ferracani, alejada de los clichés y llena de romanticismo, usando una paleta vocal de innumerables matices, una escena de soltura envidiable y una voz sin fisuras.

Canto Lírico – Christian Lauría

 

El rol protagónico de Senta, que estuvo a cargo de Mónica Ferracani, mostró que los argentinos tienen una muy valiosa soprano wagneriana.

Se trata de una escasa especialidad que no se caracteriza sólo por una gran potencia vocal. En algunas memorables wagnerianas, esta cualidad física no era su atractivo central, porque contaban mucho las tonalidades líricas y poéticas y su capacidad comunicativa, condiciones que exhibió la argentina a lo largo de su actuación como Senta.

Además de poseer el timbre ideal para este tipo de personaje, Ferracani mostró belleza auditiva, absoluta seguridad musical, emisión liviana y diáfana, actitud desamanerada ante los pasajes líricos, notable frescura en la voz y, lo más importante, refinada personalidad y gran ductilidad para la composición escénica. Ese sentido teatral, hace que una criatura wagneriana no sea rutinaria ni olvidable, y reaccione con comodidad, tanto en los momentos introvertidos (de que está repleta esta obra) como en los abiertamente exteriores.

La Nación - Jorge Aráoz Badí     

 

Excelente como Senta resultó Mónica Ferracani. Fue conmovedora por su hondura dramática. Su canto sonó seguro y contó con el peso vocal que el personaje requiere. Su actuación fue magnífica, tanto en la faz musical como en la actoral.

Asociación de Críticos Musicales de la Argentina - Graciela Morgenstern

 

Mónica Ferracani es una Senta segura e imponente en su caudal y su fraseo.

Ambito Financiero - Margarita Pollini

 

La Senta de Mónica Ferracani resultó antológica, servida con una idoneidad vocal y escénica prueba de su talento y valor. Su voz sonó fresca y plena a lo largo del registro y respondió a las dificultades de la partitura sin amilanarse ni aún en los sobreagudos finales que resultaron impactantes. La gama de matices con las que interpretó la célebre balada la dejarán por mucho tiempo en nuestra memoria. Su desempeño escénico rico en detalles fue de alto vuelo. Sus condiciones nos hacen preguntarnos una vez más por qué no la vemos con más frecuencia en el escenario del Teatro Colón… misterios del mundillo tan indescifrables como inentendibles…

La sala colmada premió con cerradas ovaciones que se acentuaron hasta el paroxismo ante las salidas a saludar de Mónica Ferracani, y terminó de pié, a sala iluminada, retribuyendo con fervor una velada que guardaremos entre nuestros gratos recuerdos.

Opera World  - Christian Lauría

 

La tarea de la soprano fue por su lado de decidido impacto en la construcción emocional de su personaje, al servicio del cual aportó un órgano que se mantiene intangible, de color parejo y aterciopelado, y un manejo técnico que le permitió asumir con cómoda solvencia la ardua escritura wagneriana.

Asociación de Críticos Musicales de la Argentina - Carlos Ure

 

Mónica Ferracani superó con creces su versión del año pasado, dando vida a una Senta que ama y es capaz del mayor sacrificio en pos de su amor. Voz increíble, acerada, justa. Triunfo rotundo.

Opera Club - Donato Décina

Conciertos

 

Zürich, Gala del  Mar

Ante una multitud en Playa Grande, Mónica Ferracani, la soprano que reemplazó a Paula Almerares, quien no pudo recuperarse de un problema de salud, desarrolló todo el programa con una tonalidad vocal que cautivó a la platea.

El retrato de hoy – Mar del Plata

 

Ferracani  impactó con su voz al interpretar Romeo y Julieta.

Diario La Nación – Darío Palavecino

 

Recital en Teatro Finlandia Hall, Helsinki

Con respecto a la cantante Mónica Ferracani, tiene gran talento. Es una soprano polifacética, radiante y magnífica.

Publicado en el Helsingin Sanomat – Hannu-Ilari Lampiña

 

La soprano Mónica Ferracani que ha actuado en no menos de 56 roles principales en el fabuloso Teatro Colón en Buenos Aires, es una cantante increíblemente polifacética, con una colorida voz y una fuerza que le permite presentar una excelente “Butterfly” y una soberbia “Traviata”.

Publicado enHufvudstadsbladet – Jan Granberg

 

Recital en el Auditporio de Belgrano, Buenos Aires

Mónica Ferracani (Rosalinda), se desempeñó con agradable soltura vocal y teatral, seguridad, registro homogéneo y flexible, (especialmente en las “czardas”)

Diario La Prensa – Carlos Ernesto Ure 

 

Beethoven: Novena Sinfonía

El desempeño de los cuatro solistas, a partir de aquí resultó algo desparejo, salvo la soprano Mónica Ferracani, la única audible con su bella voz.

Diario La Nación  - Héctor Coda - 

 

MónicaFerracani

soprano

 

 

 

 

 

 

  • w-facebook
  • Twitter Clean
  • w-youtube